Escribe todo aquello que este blog te sugiera.
En todo caso, tu silencio será mi compañero.
En la medida en que algo te agrade, interese o emocione, es tuyo.
Aquí, expresamente, quedan anuladas todas las propiedades, licencias, patentes o intereses.

Bienvenidos


widgeo.net

Mis Amigos

lunes, 23 de agosto de 2010

La Naturalidad

Dos monjes iban cruzando un río. Se encontraron con una mujer muy joven y hermosa que también quería cruzar, pero tenía miedo. Así que un monje la subió sobre sus hombros y la llevó hasta la otra orilla.El otro monje estaba furioso. No dijo nada pero hervía por dentro. Eso estaba prohibido. Un monje budista no debía tocar una mujer y este monje no sólo la había tocado, sino que la había llevado sobre los hombros.Recorrieron varias leguas. Cuando llegaron al monasterio, mientras entraban, el monje que estaba enojado se volvió hacia el otro y le dijo:-Tendré que decírselo al maestro. Tendré que informar acerca de esto. Está prohibido.-¿De qué estás hablando? ¿Qué está prohibido? -le dijo el otro.-¿Te has olvidado? Llevaste a esta hermosa mujer sobre tus hombros -dijo el que estaba enojado.El otro monje se rió y luego dijo:-Sí, yo la llevé. Pero la dejé en el río, muchas leguas atrás. Tú todavía la estás cargando...El monje que ayudó a cruzar a la mujer cuando la dejó en la orilla no volvió a pensar más en ella; sin embargo el otro monje no se la quitó de la cabeza.
La importancia de las personas es la que uno les da, nadie es importante por sí mismo.

2 comentarios:

GemaBG dijo...

Andrés verdad verdadera!

Nando dijo...

Sábia Fábula, como enriquecedora reflexión.